"Confía en el Señor y haz el bien; así podrás vivir feliz y disfrutar de las maravillas que Dios tiene guardadas para ti.
Disfruta sirviendo al Señor y Él te dará lo que necesites".

Salmos 37:3-4

 


Videos CCStgo

Debe tener instalado Flash Player en su navegador para poder visualizar este contenido.

Fotografías

Suscribirse al Boletin

Recomienda este sitio

Fragmentos Bíblicos

Testigos de Cristo

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por ccstgo Viernes, 22 de Enero de 2016 18:25

AddThis Social Bookmark Button

"No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.
Si yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio no es verdadero.
Otro es el que da testimonio acerca de mí, y sé que el testimonio que da de mí es verdadero.
Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él dio testimonio de la verdad.
Pero yo no recibo testimonio de hombre alguno; mas digo esto, para que vosotros seáis salvos.
El era antorcha que ardía y alumbraba; y vosotros quisisteis regocijaros por un tiempo en su luz.
Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado.
También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto, ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien él envió, vosotros no creéis.
Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.
Gloria de los hombres no recibo.
Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros.
Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis.
¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?
No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza.
Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él.
Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?"

(Juan 5:30-47 RV60))


Leer 0 Comentarios...
 

El hombre creación de Dios

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Viernes, 16 de Octubre de 2015 19:26 Escrito por Ccstgo Viernes, 16 de Octubre de 2015 19:11

AddThis Social Bookmark Button

Salmos 139:13-18

"Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.
Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien.
No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra.
Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.
¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero, se multiplican más que la arena; Despierto, y aún estoy contigo."


Leer 0 Comentarios...
   

El gran mandamiento

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Miércoles, 23 de Septiembre de 2015 18:10 Escrito por Ccstgo Miércoles, 23 de Septiembre de 2015 18:01

AddThis Social Bookmark Button

Marcos 12:18-34

"Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos?
Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.
Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.
Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Entonces el escriba le dijo: Bien, Maestro, verdad has dicho, que uno es Dios, y no hay otro fuera de él;
y el amarle con todo el corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma, y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios.
Jesús entonces, viendo que había respondido sabiamente, le dijo: No estás lejos del reino de Dios. Y ya ninguno osaba preguntarle."


Leer 0 Comentarios...
   

Carta de Judas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Escrito por ccstgo Viernes, 06 de Febrero de 2015 20:48

AddThis Social Bookmark Button

Judas 1:-25

REMITENTE: Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Jacobo.
DESTINATARIOS: Los cristianos de todas partes, a quienes Dios el Padre escogió y Jesucristo ha guardado.

"Que la misericordia, la paz y el amor de Dios les sean multiplicados.

Amados, me había propuesto escribirles acerca de la salvación que Dios nos ha dado; pero ahora pienso que es preciso escribirles, exhortándolos a defender con firmeza la verdad que Dios, una vez y por todas dio a su pueblo, para que la guardara inmutable a través de los años.

 

Algunos maestros impíos se han introducido entre ustedes, y afirman que una vez que uno es cristiano puede hacer lo que se le antoje sin temor al castigo de Dios. El castigo de ellos hace tiempo que está señalado, porque es contra nuestro Maestro y Señor Jesucristo contra quien se han vuelto.


Leer 0 Comentarios...

Leer más...

   

El rollo y el Cordero

Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

Escrito por ccstgo Lunes, 29 de Diciembre de 2014 18:49

AddThis Social Bookmark Button

Apocalipsis 4:1-11

"Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.
Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.
Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda.
Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas.
Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios.
Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás.
El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando.
Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.
Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: -  Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas."
(RV60)


Leer 0 Comentarios...
   

Página 1 de 5

.